Raíces Dominicanas


 En 1683, en el vuelco espectacular generado por la industrialización naciente, se muestra innovadora en las técnicas de la manufactura. Abandona el trabajo artesanal y rutinario para sustituirlo por el trabajo de la industria de medias tejidas a máquina; deja la seda para aprovechar la lana más rentable. Acoge aprendices de ambientes modestos, entre los 15 y 18 años, para quienes suprime la cuota que ordinariamente debían pagar y a quienes asegura, con un verdadero sentido social la formación y la promoción, colaborando en el desarrollo económico y social de la familia y de la ciudad de Dourdan. Al mismo tiempo cultiva una vida espiritual intensa, alimentada de acciones caritativas y de la espiritualidad de la Tercera Orden de Santo Domingo.Sin embargo, el Señor la llama a una vocación más amplia y a su único servicio. En 1696, después de haber oído hablar sobre la ignorancia y la miseria de la aldea de Sainville, distante 17 kilómetros de Dourdan, decide dejarlo todo para entregarse totalmente "al servicio de la caridad”, “a la utilidad de la parroquia”. ¿De qué manera? Formando “una comunidad de la Tercera Orden de Santo Domingo, para instruir a las niñas y servir a los enfermos pobres del pueblo”. “Una comunidad de la Tercera Orden de Santo Domingo, para instruir a las niñas y servir a los enfermos pobres”Para esto, Marie renuncia a Dourdan, a sus seguridades, a la notoriedad que la rodea; renuncia en el espíritu del Evangelio a todo lo que posee, haciendo donación, mediante acta oficial del 13 de noviembre 1697, a una novicia, natural de Sainville, Noëlle Mesnard, primera en la larga lista de Hermanas de la Caridad Dominicas. Lo hace como dominica en presencia del padre Mespolié o.p., quien la ayudó en su camino espiritual, y del cura de la parroquia Gabriel Debilly.

Related Post

Síguenos

Contacto Directo

Ubicación en el Mapa