Doy gracias al Señor por su tiempo de Gracia para mi vida en este proceso de formación. La experiencia en la comunidad Obra Social Altamira fue una experiencia fundamental en vocación, para seguir fortaleciendo el amor, la entrega, el Servicio, la fraternidad, el espíritu primitivo de Marie Poussepin que vivió con sus hermanas.

Santo Domingo sólo hablaba con Dios o de Dios. Así lo veían sus contemporáneos. Es una forma breve de destacar su condición de contemplativo, hombre de Dios, maestro espiritual..., “De día nadie más cercano a los hombres; de noche nadie más cercano a Dios”. Era una forma de explicar lo que Domingo vivía, el proceso de vaivén que tenía lugar entre su actividad apostólica y su forma original de ser contemplativo.

Reflexión

El bienaventurado Domingo anhelaba ardientemente la salvación de sus hermanos.

Síguenos

Contacto Directo

Ubicación en el Mapa