“La vida Consagrada, encuentro con el Amor de Dios”.

“La vida Consagrada, encuentro con el Amor de Dios”.

Las personas consagradas han recibido un don, una vocación, una llamada especial, para vivir entregadas a Dios y al servicio de la Iglesia y del mundo.

¡Felicidades a todas ellas!

Adjuntos: