Cuando tenemos una enfermedad acudimos a quien más sabe de la salud humana, acudimos a un médico para que nos libre de esa dolencia. En el Evangelio de hoy Jesús nos invita a que cuando estemos cansados y agobiados en nuestra vida cotidiana, acudamos a Él, porque está dispuesto ayudarnos y aliviarnos.
El yugo de Jesús lo conocemos y en él encontramos su luz y su amor, porque el alimento que Dios nos proporciona viene cuando nos permitimos cargar con su amor, recordemos que su yugo no termino el viernes Santo, si no el domingo de resurrección.

Eventos

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Leer más