El Evangelio que nos hoy nos trae San Juan, nos deja un bello mensaje y es que, no precisamente es de esperar a morir para creer en Dios y en las enseñanzas de nuestro Señor Jesucristo, si bien, en vida a veces también estamos “muertos” y es ahí cuando Jesús nos dice: «Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mi, no morirá para siempre. ¿Crees esto?».

 

De manera que, aún en esos momentos en los que nos sentimos muertos, vacíos y sin rumbo es preciso abrir nuestros corazones para recibir a Jesús en nuestras vidas y permitirle que Él nos devuelva a la vida, para que una vez su presencia obre sobre nosotros nuestras vidas sean bendecidas, y para aquellos que en sus corazones ya habita el amor de nuestro Señor tienen la bendición de vivir una vida plena en su gloria.

Eventos

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Leer más