El Evangelio que nos narra hoy San Lucas, nos recuerda cuando Jesús después de predicar la Palabra de Dios, ayuda a unos expertos pescadores que tenían problemas para pescar, pero cuando le dice a Simón que aparte la barca de la tierra y lance sus redes ellos consientes de las pocas probabilidades que tendrían para pescar, pero lo hacen de igual forma, y al ver los maravillosos resultados agradecer al Jesús incluso llegaron a sentirse indignos de la ayuda que Jesús les brindó.

Ahora podríamos preguntarnos ¿Cuántas veces Jesús ha acudido ayudarnos incluso cuando no le hemos pedido nada? ¿Cuántas veces nos hemos sentido inseguros orándole y tratando de dejar nuestra fe en Él? Muchas veces Jesús nos brinda su ayuda y nosotros en medio de nuestro pesimismo y desconfianza no dejamos que su misericordia nos alivie o ayude, cuando confiamos plenamente en Él, cuando nos abandonamos en sus brazos y dejamos que navegue nuestra barca, encontraremos la ayuda que tanto anhelamos.

Eventos

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Leer más