Las lágrimas que derrama Jesús ante Jerusalén. Muchos de sus habitantes le han rechazado. Les ha ofrecido, su luz, su amor, el camino que lleva al sentido, les ha hablado de Dios como el buen Padre que siempre nos ama.
¿Podría ser que estas palabras Jesús las puede dirigir a nosotros? ¿Hace tiempo, cuando salió a nuestro encuentro, nos pidió que le siguiéramos, pero de corazón le hemos seguido hasta el día de hoy?

Eventos

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Leer más