En el Evangelio de hoy vemos a un leproso, consciente de su situación marginal, movido por la fe, pues no otra razón le pone en camino, se acerca a Jesús. Este acercamiento evidencia su fe: cree realmente en Jesús.
Pide a Jesús su sanación, pero sujetándola a la voluntad de Jesús. Y como ha salido del Padre y ha venido al mundo justamente para esto, la respuesta que se le da al que así suplica, no puede ser otra que esta: “Quiero, queda limpio.”
Hoy en día es preciso comprender que la la fe en la vida de cada uno y de cada comunidad es para buscar ese camino, y encontrar a Dios y abrirnos a su bendición; pidiendo para recibir y llamando para ser acogidos.

Eventos

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
8
20
21
22
23
26
27
28
29
30

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Leer más