En el Evangelio de San Marcos hoy nos encontramos con una situación en la que Pedro dice: “Tú eres el Mesías” Esa verdad es conocida bajo la guía del Espíritu.
Esa afirmación es silenciada por el mismo Jesús. No procede hablar de ello con nadie antes de que suceda la entrega de su vida en favor de todos los hombres. Ahora lo que toca es asimilar el modo como se ha de desarrollar la misión.
Entonces Jesús lo explica: “El Hijo del hombre tiene que padecer mucho, ser reprobado por los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, ser ejecutado y resucitar a los tres días». Esto es lo que hay que buscar asimilar. Algo que a las personas en la actualidad no logran comprender sobre lo que significa el dar vida, esto conlleva entregar nuestra vida, mejor conocido como el sacrificio.
Como Jesús le dirá a Pedro: ¡Tú piensas como los hombres, no como Dios! El reproche de Jesús señala qué camino se ha de seguir: pensar como Dios piensa, mirar como él mira, amar como él ama, acoger como él acoge.

Este pasaje evangélico nos muestra, un día más, la cercanía y la misericordia de Jesús con los que acuden a él. El relato de hoy es sobre una persona ciega, quien sus amigos lo traen ante Jesús para que le curara su ceguera. Curioso el detalle de que le cura al segundo intento y no al primero: “le puso otra vez las manos en los ojos”, y fue entonces cuando el ciego pudo decir que veía todo con claridad. 

La inmensa mayoría de nosotros no hemos nacido ciegos. No sabemos lo que es la ceguera de nuestros ojos. Pero tenemos que reconocer que, en las cuestiones más importantes de nuestra vida, como saber de dónde venimos, hacia dónde vamos, qué tenemos que hacer para encontrar la felicidad ante las distintas circunstancias de la vida, qué valores vivir.

El Maestro nos llama a desembotar el corazón, a ver y oír lo que está aconteciendo, a leer la realidad y sus protagonistas, a confiar en que el Padre nunca nos deja, a estar atentos porque el mal también tiene su levadura y también crece.
El Maestro nos quiere despertar... no nos quedemos solamente en las pequeñas cosas materiales y abramos los ojos para no entrar en las redes de la mentira.
La liturgia de hoy nos narra sobre el saludo entre orientales solía ir acompañado, mucho más que entre nosotros, de inclinación del cuerpo, de besos, abrazos, y varias preguntas sobre la salud de los amigos.
El discípulo anuncia de una manera apremiante: “está cerca el Reino de Dios”. Tarea nada fácil porque va como cordero entre lobos. Pero no se limita a anunciar.
Los discípulos han recibido poderes contra los demonios y las enfermedades. Pero van a estar rodeados de peligros y sufrimientos y llevan una misión de caminantes, peregrinos, sin poder instalarse.
Hoy el Evangelio queridos hermanos, nos habla de Aquel día cuando Jesús ñe abrió la posibilidad a un sordo de volver a escuchar, Jesús dijo: “ mirando al cielo, suspiró y le dijo: «Effetá» (esto es: «ábrete»).”, fue así como estas palabras liberadores le dieron la oportunidad aquel hombre de volver a escuchar, lo interesante es que no solo físicamente le abrió la posibilidad de escuchar el mundo exterior, si no, también su mundo interior, ese mundo tan espiritual que nos une con Jesús y Dios, así mismo, cuando buscamos al señor y le llamamos como el sordo lo hizo, Él viene a nosotros para devolvernos la posibilidad de escucharle.
Así que hoy la invitación es que, llamemos al Señor y nos dispongamos para escuchar su santa palabra y permitir que abra todos nuestros sentidos para volver a conectarnos con su santa presencia, esa que nos permitirá ver la vida con más claridad, actuar con más sabiduría y pensar con más calma, porque todo en Cristo es posible.

La alegría, la acogida y la fraternidad fueron notas que desde el principio hasta el final resonaron en medio del encuentro de Hermanas de las dos Provincias, Santafé y Bogotá, el 15 de enero, cuando nos dimos cita para continuar soñando y alentando la esperanza de algo nuevo que ya está naciendo en medio de nosotras. Gozamos con un día lleno de destellos de armonía y fraternidad, en medio del verde y hermoso paisaje del colegio Sans Façon, donde se pudo apreciar una bella obra tejida con matices de fidelidad al carisma, a la Iglesia y a la historia de nuestros países, con ecos que llegaron desde República Dominicana, Cuba, Nicaragua y Colombia.

El encuentro fue abierto por la bienvenida de las dos provinciales: Hna. Nidia Beatriz Mesa Navarrete y Hna. Pastora Marín Vásquez, quienes nos invitaron a darnos cuenta cómo estamos viviendo hoy el seguimiento de Jesús y la Eucaristía presidida por fray Franklin Buitrago O.P., quien resaltó en el banquete de la Palabra, dos encuentros inesperados que cambiaron la vida de estas personas: Saúl ungido rey y Leví cobrador de impuestos, encuentros gratuitos que surgen de una necesidad, pero de los cuales el Señor se vale para confiar una misión y así es que Dios se ha valido de nuestra historia personal con fortalezas y debilidades para que le ayudemos a construir su Reino y llevar a cabo una historia de salvación, que implica caminar en la fe y atender a su invitación, con disposición permanente para cambiar de planes y prioridades.

Los diferentes momentos estuvieron también enmarcados por una fuerte invitación a poner en práctica la Sinodalidad, es decir, a aprender a caminar juntos, a reconocernos con nuestras hermanas y hermanos laicos como compañeros de camino, porque es una bella oportunidad para compartir cualidades, experiencias y superar temores y dificultades, es un camino que se recorre mejor cuando estamos disponibles para correr riesgos, alcanzar desafíos, tejer esperanzas y vislumbrar posibilidades.

A continuación, transcribo algunas expresiones de hermanas que participaron de este acontecimiento y han querido compartirnos un poco de su experiencia vivida en este día: “Para mi esta asamblea significó un día de fraternidad, alegría y mucha esperanza. Gracias  a Dios por tanto amor”. Hna. Luisa Elena Estupiñán Amaya, Comunidad de San Vicente del Caguán.

“La alegría del encuentro que nos impulsa a caminar dando respuestas a la acción del Espíritu. Desde mi experiencia personal agradezco a Dios y a mis hermanas, por la bendición de encontrarnos, de estar juntas, de compartir la vida, la historia, las experiencias de fe y experimentar la cercanía, recordar el sentido de nuestro nombre y escuchar el llamado que Dios nos hace nuevamente para que hoy como ayer podamos decir: “aquí estoy Señor porque Tú me has llamado” 1 Sam.3.

La liturgia de este día me llevó a ahondar en la historia de salvación que el Señor ha escrito en mi vida. La forma como Él me ha mirado y me ha salvado a través de los diferentes acontecimientos del día a día. Me hizo ver más allá y recordar cómo de la dificultad, las pruebas y las noches oscuras del alma, El sí sabe sacar gracia y bendición. Y por último confirmé que jamás estamos solas, El mismo nos ha conducido hasta aquí y hará que la obra de sus manos llegue a feliz término, es decir vuelva a Él.” Hna. Leidey Adriana León Torres, Comunidad de Casanare.

“Fue un día muy completo, que nos permitió ver en todas una buena disposición y acogida, un encuentro en el que primó la alegría. La buena preparación de la Eucaristía enriquecida con el mensaje del sacerdote, dio una buena dosis de profundidad y riqueza. Nos ayudó para continuar el camino de centralidad de nuestra vida en Cristo y continuar fieles sobre todo en las dificultades.

La metodología y compartir en pequeños grupos facilitó la profundidad y la buena participación. Puedo decir que me sentí muy contenta al conocer nuevas hermanas y por el contacto con el espacio acogedor de Sans Façon. Gracias por la recreación, los detalles de la comunidad de Sans Façon y la circular de las hermanas Pastora y Nidia. Gracias a las hermanas de las dos Provincias por permitirme vivir esta rica experiencia”. Hna. Olga María Botía, Comunidad de Girardot.

“El Señor nos ha bendecido con esta asamblea abierta 2022 de Santafé y Bogotá, - Provincias que caminamos juntas- donde experimentamos un ambiente fraterno, alegre, generoso, espontáneo y sencillo; a la vez nos sentimos Congregación con un mismo carisma, desde diferentes lugares geográficos. Fue un espacio para compartir experiencias de los encuentros en la fase I y motivarnos para continuar con el proceso de reestructuración en las diferentes fases y así llegar a ser las continuadoras del Proyecto de Marie Poussepin” Hna. Claudia Roa Vargas, Comunidad Petaluma.

Finalmente, un inmenso gracias a cada hermana de las dos Provincias por el don de Dios que ha aportado a esta experiencia y encuentro fraterno. Gracias a nuestras hermanas de la comunidad de Sans Façon, Casa Provincial de Santafé, Equipo de Reestructuración, Consejo Ampliado y miembros de los dos Gobiernos Provinciales, por todos los detalles que nos regalaron, con los cuales nos sentimos hermanas y miembros de una sola congregación.

Hna. Martha Cecilia Ducón López -Comunidad de Casanare

En el Evangelio de hoy encontramos una escena en particular cuando Jesús ve a una mujer acercarse insistente y constante en sus ruegos. La mujer sobrecogida por el encuentro se echa a los pies de alguien en quien, al margen del dolor, tenía una fe sólida. En el trasfondo del relato se anticipa el deseo del corazón del Señor de bendecir a los gentiles por el Evangelio.
Descorazonadora la respuesta de Jesús. Los “hijos” eran los que estaban sentados a la mesa y tenían el privilegio. Los “perrillos” gentiles aún no estaban admitidos a compartir la comida. Pero ni siquiera la reflexión tan clasista pudo con el deseo intenso de la petición. La mujer entendió, sin quejas.
Fue la fe quién logró eliminar todas las barreras para llegar al corazón mismo de Dios. Con una plena confianza en la palabra del Señor, regresó a su casa, Cuando llegó, comprobó que efectivamente una migaja de la mesa del Señor había sido suficiente para curarse a sí misma y a su hija.
Hoy el Evangelio nos habla La religión judía en tiempo de Jesús daba cierta importancia a los alimentos, de tal manera que prohibía comer algunos. Es del corazón de donde brotan todas nuestras decisiones y acciones. De un corazón malo brotarán acciones malas: “los malos propósitos, las fornicaciones, los robos, los homicidios…”.
En nuestro tiempo, bastantes personas, si pueden y su cartera se lo permite, cuidan mucho su cuerpo, en gimnasios, fisioterapias, dietas de adelgazamiento.

Eventos

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Leer más