Este es quizá un Evangelio que nos permite reflexionar con amor y con ese sentimiento de nostalgia, pues a comprender que Jesús nos enseña incluso cómo orar al Padre para que seamos escuchados e incluso perdonados nos deja ver claramente si en el transcurso de nuestras vidas lo hemos estado haciendo de la manera correcta.

Es claro que una de las enseñanzas más preciadas que hoy en día con tantas cosas que vivimos es el perdón, porque si no somos capaces de perdonar a nuestro prójimo, no seremos capaces de perdonarnos a nosotros mismos y es de recordar siempre, Dios habita en cada uno de nuestros corazones, si no perdonamos no estamos permitiendo a Dios ser perdonados.

Jesús Con su sangre, expresión de su amor, selló para siempre la nueva alianza con toda la humanidad. Para que no se nos olvide nunca su pacto de amor con nosotros, en la última cena inventó la eucaristía, para recordarnos cada día su entrega, su amor hacia nosotros

Hoy el Evangelio de San Marcos nos enseña la forma en como Jesús instruía a sus discípulos y más aún cuando le piden a Jesús los lugares para sentarse a su derecha e izquierda, pero a esto Jesús les recuerda a través de una pregunta lo que deberían hacer antes de ganarse un puesto: “no sabéis lo que pedís.” La pregunta que se les hace por parte del Maestro, beber el cáliz y bautizarse con el bautismo con el que él se ha de bautizar, son las condiciones, que además alejan de la búsqueda de puestos privilegiados.
Los otros diez discípulos evidenciaron su disgusto ante estas preguntas, y al día de hoy podemos decir que a para llegar al reino de los cielos no es tan simple como decirle a Dios que nos guarde un lugar a su lado, como discípulos de Jesús debemos seguir sus enseñanzas y trabajar en pro de nuestros hermanos, debemos hacer todo un camino para ser merecedores de la gloria de Dios.

Con el ánimo de ofrecer directrices para responder al Carisma Educativo de la Presentación, en estos momentos críticos de Pandemia, nos reunimos las Consejeras de Educación de las Provincias de Colombia y el Caribe el día 19 de abril; con la luz y la fuerza del Espíritu de Jesús Resucitado y la convicción profunda que hasta en los momentos de mayor conmoción hemos contado con la presencia amorosa de Dios y que en las aulas se encuentra la respuesta a muchas expectativas y necesidades.

Iniciamos preparando con todo empeño la Reunión de Rectores, Hermanas y Directivos Docentes programada en nuestro calendario para

el mes de septiembre, en la cual se darán las orientaciones educativas que llegarán a todos los colegios de Colombia y el Caribe a través de los participantes en dicho encuentro.

A partir del análisis de la realidad del país y después de una lluvia de ideas por parte de cada una de las consejeras, se propusieron los siguientes temas: Innovación y Gestión del Cambio, Novedad del Carisma Educativo, Liderazgo en tiempos de Pandemia, Planeación estratégica.

De otra parte, se revisan los acuerdos sobre el protocolo para prevenir el abuso sexual, documento ya elaborado, en proceso de aprobación.

Cada una de las Consejeras conscientes de la complejidad de la tarea, mantienen una actitud confiada y esperanzadora que intentan comunicar a las Instituciones Educativas de su Provincia.

H. Laura Inés Niño Martínez

San Marcos nos muestra una enseñanza explicativa de lo que significa la fe y el seguimiento de Jesús. Un claro ejemplo de lo que podríamos comprender sobre quienes serán los últimos y los primeros, podemos traer como ejemplo a los fariseos, pues ellos oraban siempre, profesaban una fe en la que se mostraban dignos merecedores del reino de Dios, pero sus creencias no concordaban con sus acciones, predicaban más no aplicaban todo aquello que profesaban, en sus corazones guardaban odio y otro tipo de sentimientos negativos hacia sus prójimos.
Podemos comprenderlo como el deber que todo cristiano lleva desde su bautizo, entregarse de corazón a Cristo, comprender, profesar el Evangelio y ser humildes de corazón.
Aquellos que en el nombre de Jesús vivan en su fe y amor, aquellos que sigan sus enseñanzas y bajo cualquier circunstancia de la vida continúen firmes sin desfallecer, esos serán los primeros a los cuales Jesús tendrá presente siempre, porque en su fe y su amor lo que hoy en día nos mantiene vivos.

Hoy el Evangelio nos recuerda las palabras de Jesús en su agonía: “Mujer, ahí tienes a tu hijo”. Es curioso que Jesús no dice ahí tienes a Juan. El discípulo amado ha adquirido la condición de hijo y en él nos ha incluido a todos. Esas palabras, “ahí tienes a tu hijo” son sorprendentes. María no tiene otro hijo que Jesús y, sin embargo, es como si Juan se convirtiera por las palabras de Jesús en hijo.

Hoy San Juan en su Evangelio nos muestra como Jesús puso a prueba a Pedro, pues Él sabía del aprecio que le tenía Pedro, pero no lo hizo porque desconfiara si no para que Pedro por medio de su respuesta lograra tener el mensaje, además en aquel tiempo no era muy común que entre hombres se expresaran o respondieran preguntas como la que Jesús le había hecho, pero Jesús reincide, insiste, y le da el encargo de apacentar, conducir, a aquel pequeño rebaño de seguidores.

 

En la parte final de este Evangelio nos encontramos con estas palabras “Apacienta mis ovejas, sí. Antes, cuando fuiste joven, te vestías como querías; pero ten en cuenta que cuando seas viejo, extenderás los brazos, otro te vestirá y te llevará a donde no quieras ir”, entonces esto es una propuesta de humildad para el orgullo de Pedro, es por esto que cuando el llamado de Jesús llegue a nuestras vidas, debemos aceptarlo con humildad y amor, no despreciar su elección y perdernos como un cordero tal y como lo hizo Pedro

La santa Palabra de hoy Nos recuerda la íntima unión que él tiene con su Padre y la unión que debe reinar entre todos sus seguidores: “Para que todos sean uno, como tú, Padre, en mí y yo en ti” y “Que sean uno, como nosotros somos uno: yo en ellos y tú en mí, para sean completamente uno”. La unión empieza con nosotros mismos como persona, es ahí cuando encontramos la unión con Jesús y con el Padre. La unión también se da en las familias, lugares de trabajo y donde nos encontremos compartiendo con los demás, siempre habrá unión si ponemos a Jesús como fuente de unidad.

Subcategorías

Eventos

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Leer más