La Santa lectura de hoy nos narra cómo los discípulos apenas se estaban enterando de lo que realmente sucedería, por más que no quisieran que Jesús se fuera era necesario, era y es necesario el Cristo vivo, resucitado, vuelva al Padre. Es necesario que deje de ser en exclusiva el Maestro de los Apóstoles para que pueda llegar a su plenitud siendo el Maestro de toda la humanidad. Por eso en nuestra actualidad somos nosotros quienes debemos emprender un camino en su búsqueda, un camino guiado por sus enseñanzas, el cual nos llevará de nuevo a nuestro Dios Padre. Por Nuestro Señor Jesucristo.

En el Evangelio que hoy Juan nos comparte, observamos a los discípulos confundidos en los días finales de Jesús, Cristo se despide tratando de dejar un mensaje “Os dejo la paz de Dios y el amor del Padre”, Podríamos pensar que Jesús hacía referencia a la paz del mundo, pero en realidad es otra paz, esa que nace del alma y llega al corazón de los fieles, esa paz que nos transmite Dios cuando le amamos y adoramos con el corazón. Es este el impulso que debemos tomar para hacer siempre su santa y gran voluntad, cuando sintamos esa paz, cuando sintamos su amor puro, quizá sea la señal que muchas veces rogamos para poder cumplir con los mandatos de nuestro Santo Padre.

En el texto del Evangelio de hoy, es Felipe quien le dice al Señor: muéstranos al Padre y nos basta. Y quien recibe el reproche de Jesús: Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. En el Evangelio, Juan nos centra en la persona que es la Palabra predicada: Jesús, camino, verdad y vida. La despedida de Jesús desconcierta a los discípulos, no entienden dónde va ni saben cómo seguirle, aunque lleven ya mucho tiempo con Él.

“Nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo quisiere revelárselo”. Jesús vino hasta nosotros para aclararnos quién es nuestro Dios. Nos lo dio a conocer no solo con sus palabras, hablándonos de Él, sino también con su vida. Porque Jesús enseñaba con hechos y no con palabras, pero muchas de estas nunca fueron comprendidas por la humanidad, incluso hasta el día de hoy sus enseñanzas son incomprendidas por muchos. Para entender no hay que hacer algo extraordinario, simplemente es permitir que el amor y la luz de Jesús toque nuestros corazones.

El regreso de Nuestro Señor Jesucristo resucitado nos ha traído luz en este mundo lleno de obscuridad. Él nos dice: “El que cree en mí, no cree en mí, sino en el que me ha enviado. Creer para ver, es lo que Jesús deja como enseñanza a Tomás. En la actualidad lo podemos entender que, cuando nos abrimos a recibir a Nuestro Señor en nuestras vidas, todo aquello que haga alusión a la obscuridad en nuestros corazones será disipado por la grandeza de nuestro Señor Jesucristo. Es solo cuestión de Fe

En el Evangelio de hoy nos encontramos con la explicación que Jesús le hace al pueblo sobre Él y las ovejas, les explica como las llama, como las conoce una a una, como el Pastor ama a sus ovejas que está dispuesto a dar su vida por ellas para gocen de una vida plena. También Jesús les hace ver su pecado y les muestra como él es el Cristo que ha venido del Padre para salvarlos, diciendo “Yo y el Padre, somos uno”.

Las provincias de Bogotá y Santafé tuvieron el encuentro de Hermanas de Profesión Temporal, los días 20 y 21 de marzo del presente año. El día sábado la agenda fue la siguiente: oración dirigida por las Hermanas de la Provincia de Bogotá, saludo de las Superioras provinciales Pastora Marín Velázquez y Nidia Beatriz Mesa Navarrete, las cuales invitaron a cada Hermana a compartir lo que son y tienen, para caminar juntas y así crear lazos de fraternidad que estén siempre a la mirada de la Voluntad de Dios.

Es importante recordar que el “Kairós es el tiempo de Dios”, en el marco de esta Cuaresma es la invitación que el Papa Francisco nos hace.También las Hermanas hicieron énfasis en dejarnos alcanzar por la Palabra de Dios, como el Evangelio nos invita: “Queremos ver a Jesús”, en esa pertenencia, a la persona de Jesús.

El objetivo del encuentro estuvo enmarcado en: comprender y acoger la Interculturalidad, a partir del artículo “La interculturalidad como llamado y horizonte de misión para la Vida Religiosa” (de Carlos del Valle, svd, director de la revista Testimonio. Santiago de Chile).

Las Hermanas de Profesión Temporal fueron organizadas en 3 grupos para compartir la temática antes estudiada. El conversatorio se dio de una manera sencilla y espontánea. La jornada estuvo cargada de alegría, de fraternidad y de escucha; al finalizar la tarde, dos Hermanas de Bogotá prepararon un tiempo lúdico, donde todas participaron con gran entusiasmo para hacer del encuentro un ágape de Hermanas.

La coordinación del día domingo estuvo dirigida por las Hermanas de la Provincia de Santafé, empezando por la Santa Eucaristía a la 8:00 a. m, transmitida por Facebook Live; luego, la Hermana Diana Gisella Dolorita, Consejera general, expuso el tema de la Interculturalidad desde su experiencia y conocimiento, pasando de la definición de términos hasta la vivencia comunitaria haciendo estas preguntas: ¿Qué valores descubro dentro de mi cultura?, ¿Qué aspecto de mi cultura provocan dificultad en mis relaciones?, en la medida que fuimos compartiendo, nos sentimos identificadas con las raíces culturales de cada región y país, además de su realidad personal.

Al finalizar, la Hermana Gilma Corredor Puerto, invitó a modo de conclusión a contestar estas preguntas: ¿Para qué me sirvió este encuentro?, ¿Cuál es mi compromiso? Todo esto es para ponerlo en práctica en la vida cotidiana; también tuvimos la evaluación de los dos días de encuentro sobre la temática y metodología del mismo, los aspectos a mejorar y las sugerencias para los próximos encuentros. Cada una de las Hermanas presentes, vivió el encuentro con gran alegría y llevando dentro de sí valiosas enseñanzas, para la misión y la vida fraterna.

H. Milagros Mariolis Santana Trinidad

El mensaje que nos deja el Evangelio de San Mateo, es muy bello y claro, debemos ser luz para la humanidad, ser luz para nuestros hermanos que se encuentran sumergidos en un mundo de tinieblas y obscuridad, por eso cuantas más veces podamos ayudar en cualquier sentido, hagámoslo con amor y sin interés alguno, para que Dios así pueda atesorar nuestras obras al momento de rendir cuentas cuando debamos partir de este mundo.

Subcategorías

Eventos

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Leer más