Jesús responde ante la pregunta de los judíos: ¿Cómo puede éste a darnos de comer su propio cuerpo? Una pregunta que, de una u otra forma, muchos en la actualidad siguen haciendo respecto a la Eucaristía. Es entonces cuando Jesús, que quiso quedarse a Él mismo como alimento fortalecedor de nuestras vidas débiles e indefensas. En la Eucaristía, en la comunión, la hacemos carne de nuestra carne y con ella enraizamos cada día la vida entera en Dios.

Jesús no se quedó en proclamarse como pan de vida. Dio un paso más. Inventó la eucaristía, la comida especial donde se nos ofrece su pan entregado y su sangre derramada. Es por esto que hoy podemos decir que Cristo vive en nosotros.

 

 

En el contexto del día Internacional de la mujer, el viernes 12 de marzo, nos reunimos de manera virtual para compartir el trabajo de Justicia y Paz que realizamos como Provincia. Hermana Nidia Beatriz Mesa, hace la apertura de este encuentro con una profunda oración fundamentada en las mujeres de la Biblia, nos alienta a aprender de ellas y en lo cotidiano dejarnos conducir por Dios a pesar de las dificultades.

Una de las prioridades de Justicia y Paz de la Provincia, es el acompañamiento, promoción y capacitación de la mujer en cada una de las realidades donde realizamos nuestra misión. Conscientes de que necesitamos prepararnos para asumir este desafío de escucha y acompañamiento que se ha incrementado por la Pandemia del COVID 19, invitamos a la Doctora Marta Cecilia Arriola de la Red de Escucha y Solidaridad “BETANIA”, quien presentó los tipos de violencia que afectan a las mujeres principalmente, los ciclos de violencia, las rutas de prevención y describió las características del trabajo de escucha y apoyo voluntario a mujeres víctimas de violencia.

A través de la Red “BETANIA”, se busca que cada uno/a salga al encuentro -de manera telefónica o física si es posible- de una mujer que necesite apoyo emocional. La Doctora ofrece asesoría y capacitación a las Hermanas y comunidades que deseen trabajar en este tema.

Luego de la conferencia de la Doctora Marta, hubo un momento para socializar la experiencia de gestos solidarios de las Comunidades durante este tiempo de Pandemia. Hna. Luz Marina Socha Gómez, compartió la experiencia de la comunidad de Acogida de la Casa Provincial.

Agradecemos a Hna. Nidia Beatriz Mesa, Superiora provincial y a las Hermanas que acogieron la invitación de compartir esta capacitación y a todas las hermanas y comunidades locales que lideran procesos de solidaridad con las personas más vulnerables y apoyan el trabajo de Justicia y Paz.

Dentro del año buscaré espacios de encuentro con las comunidades locales y compartiré la riqueza del trabajo que cada una realiza. Seguimos unidas en la Oración de los 14 de cada mes.

Hna. Olga María Botia Sánchez

 

Ante la palabra “Pan de vida”, en el Evangelio que hoy nos enseña San Juan, que cuando las personas lograron entender que buscar a Jesús no porque solamente les haya calmado el hambre del cuerpo debían buscarle, si no por el alimento que no perece, si no por el que les daría la vida eterna, por esa razón debían buscarle, entonces las personas le preguntan qué hacer para cumplir lo que Dios depara, Jesús les responde que crean en el que Dios ha enviado. Con esto reflexionamos sobre como Dios permite que todo el que crea en su hijo y siga sus enseñanzas podrá vivir una vida digna para Dios

En el Evangelio de hoy San Juan nos narra aquella vez que las personas le cuestionaron a Jesús si era Moisés el que había dado de comer a sus antepasados, Jesús de la manera tan sabía que siempre daba respuesta indicó que aquel pan era del cielo y este fue entregado por Dios, y les termina por decir que quien se dirija hacia Él, y crea en su palabra no tendrá sed Jamás. Es lo que muchos vivimos en nuestra actualidad, cuando estamos lejos del pan de vida que nos estrega Jesús en los sacramentos de la Eucarística, cuando nos alejamos de sus enseñanzas, de su amor y camino, perdemos el horizonte, nos sentimos sedientos y carentes de vida. En el amor infinito de Jesucristo siempre encontraremos pan para nuestra hambre de Dios y calmar la sed de fe en Cristo.

Para San Juan, los milagros, y está reciente la multiplicación de los panes, también, son una forma de presentar un mensaje profundo sobre Jesús. La multiplicación de los panes supuso colaboración de los apóstoles. Hoy también hay muchas personas empeñadas en dar de comer, aliviar el sufrimiento humano al cual es sensible Jesús, rostro amoroso y misericordioso de Dios, y pide nuestros panes y peces para compartir.

Jesús desde su compasión al ver el hambre que asechaba al pueblo les invitó a compartir, es por esto que en el Evangelio de San Juan muestra a Cristo como el dador de pan de vida, pues su resurrección nos recuerda lo bello que es partir y compartir el pan de vida en nuestra Eucaristía. Somos llamados a seguir el ejemplo de Jesús, si tan solo diéramos al mundo, aunque poco tengamos con amor y compasión, entenderíamos lo bello que es dar y que se multiplique ante los ojos de nuestro Dios.

En el evangelio que nos enseña hoy Juan, nos habla de lo valioso que es atesorar a Jesús en nuestras vidas, porque creer en Él, va más allá de sentir que se tiene la razón sobre su existía o no, es comprender e interiorizar sus valiosas enseñanzas, porque de esta manera podremos salir de la obscuridad en la que el pecado nos somete, Jesús el Hijo amado de Dios es nuestra salvación y la salida a la luz.

Subcategorías

Eventos

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Leer más