Junto al lago Jesús enseña a la multitud que le cerca. Las parábolas, tomadas de la vida diaria de aquella gente, eran escuchadas con atención, pero reclaman también el deseo de aprender lo que en ellas se contiene, más allá del sentido común. Jesús ha puesto a la gente a pensar mientras va narrando. Si no se piensa en el modo de acoger la semilla, se frustrarán sus posibilidades, no por ella, sino por las circunstancias
En este breve texto del Evangelista San Mateo, breve pero sustancioso, hay tres personajes centrales, Jesús, la Madre y los Hermanos.
Jesús va por los caminos de la fe, por este motivo elogia siempre lo más grande de María, la fiel por excelencia escuchando la Palabra de Dios y poniéndola en práctica. También extiende esta maternidad de orden espiritual a la Humanidad cuando desde lo alto de la cruz dice al discípulo amado “Ahí tienes a tu madre”.
María cumplió siempre la voluntad del Padre y fue persona muy importante en la misión de Cristo. Los laicos de la Orden de Predicadores y los de otras órdenes religiosas, al igual que hicieron María y los discípulos, son piezas clave, para continuar en el mundo actual esta misión de nuestro hermano mayor, Cristo.
En el evangelio de hoy los escribas y fariseos continúan pidiendo a Jesús ver más signos para creer, subrayando de este modo su falta de fe. Ellos han sido testigos de la curación de un endemoniado ciego y mudo, pero esto no les basta porque sus corazones son de piedra, se niegan a convertirse porque consideran que sus obras son buenas.
El Maestro a continuación explica lo ocurrido con Jonás en su predicación a los ninivitas. Estos escucharon al profeta y se convirtieron, sin embargo, los contemporáneos a Jesús ni lo escuchan y, en consecuencia, no se convierten.
En la vida muchas veces nos vamos a encontrar pidiendo a Dios una señal para creer en Él, una señal que nos de la esperanza, pero ¿somos conscientes de nuestra fe y en qué estado se encuentra?
Mateo en su Evangelio nos enseña la forma en como Jesús nos habla la ley del sábado. El Evangelio nos muestra que no hay que condenar a los que son inocentes de la corrupción, de la opresión, sino que son víctimas de las mismas. Con ellos hay que tener misericordia. El sacrificio si no se hace desde la compasión no tiene sentido.
También es de comprender que Jesús no busca que sus seguidores se sacrifiquen de una manera destructiva, porque cuando obramos consintiendo su palabra y siguiendo sus enseñanzas le estamos honrando los siete días de la semana las veinticuatro horas.
Cuando tenemos una enfermedad acudimos a quien más sabe de la salud humana, acudimos a un médico para que nos libre de esa dolencia. En el Evangelio de hoy Jesús nos invita a que cuando estemos cansados y agobiados en nuestra vida cotidiana, acudamos a Él, porque está dispuesto ayudarnos y aliviarnos.
El yugo de Jesús lo conocemos y en él encontramos su luz y su amor, porque el alimento que Dios nos proporciona viene cuando nos permitimos cargar con su amor, recordemos que su yugo no termino el viernes Santo, si no el domingo de resurrección.

Hoy el Evangelio nos recuerda que para Jesús alguien sabio no es aquel que más estudios tenga si no, el que logre entender, comprender y encarnar su santa palabra, para Él sabio es aquel que sabe escucharle, no para dejarse impresionar de sus palabras, si no que en los momentos de verdadera necesidad sepan poner en práctica sus enseñanzas. Por eso no es para impresionarse si Jesús suele estar presente con mayor facilidad entre personas sencillas que saben abrir sus corazones a Él y sus enseñanzas. Por eso es de suma importancia comprender la diferencia entre alguien sabio y alguien con capacidad intelectual extensa, porque existen personas que pueden memorizar muchas oraciones y salmos, pero lo más importante aquí en comprender cada uno de sus significados.

Mateo en el capítulo 11 de su evangelio nos muestra como Jesús, al ver la actitud de sus paisanos, que, en general, permanecían impasibles ante el anuncio del Reino de Dios. El Maestro, había realizado multitud de signos extraordinarios, pero no se encontró el eco que esperaba, por eso las compara con las ciudades paganas, Tiro y Sidón eran las más próximas a la tierra de Israel, y Sodoma.
Es preciso resaltar que Jesús no toma represarías contra nadie en el mundo cuando le niegan, pero si es cierto que, todo aquel que no permita que el amor de Jesús y la bondad del Padre toquen sus corazones, posiblemente se enfrenten ante una serie de situaciones poco favorables en sus vidas.
Quizá el Evangelio de Hoy nos saque un poco de contexto cuando dice que ha venido a traer espadas en vez de paz, ¿Cómo es que Jesús viene a enemistar el Padre con su hija? En realidad a lo que Jesús hace referencia es a la misión que está estableciendo con el valor absoluto de la relación de Jesús y sus discípulos. Lo decisivo es la adhesión a su persona, y en caso de conflicto entre los propios vínculos familiares y el seguimiento de Jesús.
Es decir que seguir el camino de nuestro Señor Jesús nos puede traer algunos descontentos con nuestra propia familia, amigos y entorno, porque encontrar la gloria de Dios en sus Palabras y seguirlo requiere de hacer algunos sacrificios que implican liberarse de cualquier atadura que nos impida ser uno con nuestro santo Padre algún día.

Subcategorías

Eventos

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Leer más